“El mensajero es el mensaje”

Texto de Maira González Baudouin, consultora de comunicación en Cuadrante Estrategia y Comunicación.

Marshall McLuhan, filósofo, profesor y teórico de la comunicación, acuñó la frase “el medio es el mensaje” y sin lugar a duda, la comunicación como concepto fue replanteada. De acuerdo con McLuhan, solemos prestar más atención al contenido que al medio, éste último es de gran relevancia. Es decir, si queremos entender el mensaje tenemos que poner la misma atención y esfuerzo para entender al medio.

Así, el medio es el contexto, el entorno en el que los seres humanos interactuamos y nos expresamos. Según esta tesis, es necesario empezar por comprender los medios de comunicación, ya que estos determinan no solo el mensaje transmitido, sino también los modos de vida. Por lo tanto, comprender los medios de comunicación nos aproxima a comprender a la sociedad.

Hoy en día, la tecnología que nos hace a todos sujetos de ser medios de otros medios: Facebook, Linkedin, Twitter, Snapchat e Instagram, nos convierten en mensajeros de contenidos: en medios de otros medios. ¿Por qué “seguimos” a “x” o “y” personaje (político, modelo, diseñador, y un largo etcétera) y no a otros? ¿Por qué compartimos o replicamos cierto contenido?

Pareciera que el principio de McLuhan se puede reformular: “el mensajero es el mensaje”. Ejemplos hay muchos: lo que expone Anonymous… ¿tendría el mismo impacto si viniera de un medio? ¿De un periodista? Los tweets de Donald Trump son relevantes en tanto que él es el emisor. El mensajero es igual de importante que el mensaje.

En un mundo plagado de mensajes, las audiencias pueden llegar a confundirse y es probable que confíen más en determinado mensaje dependiendo de quien sea el emisor.

De ahí la importancia de contar con “mensajeros” adecuados y convincentes que cumplan con su cometido: convencer, persuadir, conectar con su público.

Al desarrollar una estrategia de comunicación hemos de tener presente que un mensaje claro y asertivo será complementado con el mensajero correcto. Ya sea por canales tradicionales o digitales, buscamos llegar a un determinado target, manteniendo la identidad y los valores de la marca u organización.

Para que los objetivos de nuestra estrategia se cumplan, existen ciertos factores a considerar cuando elegimos al mensajero (que puede ser: embajador de marca, aliado, influencer… hay diferencias entre éstos, pero para efectos del texto todos ellos son emisores del mensaje que nos interesa transmitir):

  • Público objetivo:

 ¿A quién le habla nuestro mensajero?  No solo se trata de generar difusión, sino de acercarnos a nuestra audiencia objetivo, aquella que nos interesa para lograr los objetivos de nuestra estrategia.

No solo importa el número de seguidores y el alcance… sino ¿quiénes son esos seguidores?  ¿A quién le importa lo que nuestro mensajero dice o hace? Esos seguidores deben empatar con el público objetivo de nuestra marca.

  • Credibilidad:

 Aunque pueda parecer algo muy obvio, éste es uno de los puntos más fuertes para conseguir la atención de nuestro público objetivo. Nuestro mensajero ha de ayudarnos a afianzar este requisito. No basta con emitir o repetir un mensaje, quien lo porta debe de mostrarse fiable, cercano, auténtico. Una marca sin confianza es solo un producto.

  • Autoridad:

Las personas nos sentimos más cómodas y seguras cuando alguien experto orienta nuestra decisión. Es crucial que el mensajero sea un experto en la temática tratada.

Solemos confiar más en la opinión de un amigo, de un conocido o de una persona que entiende sobre la materia, que tiene experiencia en aquello de lo que queremos saber más. Lo mismo sucede en una estrategia de comunicación.

  • Semejanza

Los seres humanos le creemos a aquellos que son como nosotros por lo que en tanto los emisores de un mensaje han de mostrarse similares a su audiencia para llegar a ella de una forma eficiente.

Debemos procurar que nuestro mensajero haga “click” con nuestro mensaje, no solo con el qué si no con el cómo -cómo comunica, cómo se expresa: debe conectar con el mensaje y al mismo tiempo con los valores y propósito de nuestra marca-.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Top